La historia de la pizza comienza probablemente con la historia del empleo del pan por parte de la humanidad. Se tiene constancia de que en la antigua Grecia (cuna de los panes planos) donde ya se servía el plakuntos decorado con hierbasespeciasajo y cebolla, en la época de Darío I el Grande (521-500 a. C.) los soldados persas tomaban pan plano con queso fundido y dátiles por su parte superior,1​ y Virgilio en la Eneida menciona un plato similar.2

Muchos autores afirman que la pizza, tal y como se conoce en la actualidad, procede de la ciudad de Nápoles (Italia) y aparece como plato popular entre los napolitanos, en algún instante no definido del siglo XVII.3​ Es pues que la pizza nace de un alimento elaborado por los habitantes humildes de la ciudad de Nápoles y la composición no fuera tan variada como la actual.

Los panes planos y las preparaciones fundamentadas en ellos, como la pizza, son típicos de las cocinas mediterráneas. De esta manera, se tiene la antigua “focaccia” (alimento muy popular entre los soldados romanos) que se remonta a los antiguos etruscos, la coca (que posee variantes dulces y saladas) de la cocina española, el pan pita griego y relacionado con la turcapide“, la africana injera. Panes similares existen fuera del área del mediterráneo entre ellas se encuentra el indio Indian “paratha” y el alemán “flammkuchen“. La existencia de estas variantes locales ha hecho que la denominación de la «pizza»haya quedado diluida en una infinidad de variantes regionales.

La pizza es una de las comidas rápidas más internacionales (junto con la hamburguesa), que se ha extendido desde Nápoles al resto de Italia y después al mundo, debido quizás a la inmigración italiana a diversas partes, diáspora que sacó fuera de las fronteras este plato.4​ Desde la invención, la pizza ha sufrido muchas modificaciones regionales, por ejemplo en Roma es muy popular la pizza al taglio, en Liguria la sardenara, en Sicilia la sfincione, etc. Y fuera de Italia en México la pizza mexicana, la árabe manakish, en EE. UU. la chicago-style pizza, la francesa pissaladière, etc.

 

Es muy posible que los primeros panes elaborados con una especie de masa de cereales (un porridge) puesta al sol, o a una fuente de calor como puede haber sido una piedra, llevara algún condimento encima.5​ La pizza entendida de su forma más simple: como la mezcla de una masa de pan elaborada al horno y que se cubre posteriormente con salsa de tomate y queso. Necesita de la concurrencia de todos sus ingredientes para establecer su origen. El pan y el queso son alimentos ciertamente antiguos en la historia de la alimentación. El pan acompaña la humanidad desde el 8000 a. C.,6​ y el queso se remonta a tiempos más remotos. Mientras que el tomate aparece en Europa ya en el siglo XVI, no es aceptado por la población como un alimento hasta finales del siglo XVII.7​ Es decir, el origen de la pizza entendida actualmente, no puede datar de antes del siglo XVII.3​ A pesar de ello, es muy posible que existiesen variantes sin salsa de tomate en la gastronomía de Italia, un ejemplo es la focaccia. Autores romanos describen en la literatura alimentos similares, un caso es Catón el Viejo que hace una descripción de la comida del romano medio en forma de pan plano aliñado con diversos condimentos.1​ De la misma manera, Marcus Gavius Apicius —que escribió el único libro de cocina romana que ha sobrevivido: De re coquinaria, menciona la elaboración de numerosos panes planos aliñados en su superfice con aceite de olivaperejilorégano, etc. Es muy posible que se sirvieran abiertas y que posteriormente se plegaran sobre sí mism

El primer registro escrito de uso de la palabra “pizza” se remonta al año 997 después de Cristo. El mismo corresponde a un texto en latín encontrado en el sur de Italia, más específicamente en la ciudad de Gaeta. Se desconoce con certeza qué otras expresiones pueden haber dado origen a esta palabra, pero hay varias teorías:

  • La palabra en alemán antiguo “bizzo” o “pizzo”, que en español significa “bocado”. Fue llevada a Italia a mediados del siglo VI por la invasión de los lombardos. Este origen es el apoyado por “Oxford English Dictionary” (Diccionario de inglés de Oxford), aunque aclara que no es certero.
  • La palabra en latín “pinsa”, el pasado participio de “pinsere”, que significa “aplanar” y se referiría al aplanamiento de la masa.
  • La palabra italiana “pizzicare”, en español la traducción más correcta sería “sacar” y se referiría a “sacar” la pizza rápidamente del horno
  • La palabra latina “picea” que describe el oscurecimiento del pan en el horno o las cenizas negras que se juntan debajo de éste.
  • La palabra aramea “pita”, que está en el Talmud de Babilonia y se refiere al pan en general.
  • La palabra en griego antiguo πικτή (pikte), “pastelería fermentada”, que luego en latín se transformó en “picta”, y luego evolucionó a pizza.

as para dar lugar al calzone.